Seleccionar página

TÉCNICA SOPLADO DE CARAMELO

La técnica de soplado de caramelo es una de las técnicas que más respeto da ya que necesita de un poco más de práctica para tener éxito con ella.

Esta técnica se utiliza siempre que queremos hacer piezas de relativo tamaño con la idea de que la pieza en si pese lo menos posible.

La técnica consiste en introducir aire en el interior de un trozo de caramelo creando formas diversas, controlando la temperatura del caramelo para ir creando la pieza y soplando mientras va enfriando.

Antes de meterme de lleno en la técnica te voy a enseñar un poco de su historia porque es de lo más interesante.

 

Origen de la técnica de soplado de caramelo

Tengo que decir que no hay muchas certezas sobre su origen y dependiendo de donde la busques hay unas opiniones u otras.

Unos cuentan que, la técnica de soplado de caramelo procede de la propia técnica de soplado de vidrio. El soplado de vidrio data del siglo I a.C en la zona de Siria, extendiéndose por todo el Mediterráneo gracias al Imperio Romano.

La teoría más plausible es que la técnica de soplado de caramelo procede de China de los famosos “Hombres caramelo.

 

¿Quiénes son los hombres caramelo?

El arte del caramelo soplado se originó durante la dinastía Song (960-1279), sin embargo, otros creen que lo hizo tres siglos antes, a principios de la dinastía Tang (618-907).

Esa es la razón por la que este tipo de dulce es conocido como “Tang Ren”. El caracter chino para Tang, referido a dicha dinastía- se pronuncia exactamente igual que la palabra caramelo (tang), mientras que Ren significa hombre, en referencia al artesano que lo confecciona. Ambos términos se refieren tanto al arte del caramelo soplado como al maestro que lo realiza. Se denominan a estos artesanos como “Hombres caramelo”.

El lugar de nacimiento de esta técnica es Dezhou, en la provincia de Shandong.

Actualmente se pueden seguir viendo a estos hombres caramelo en mercados y ferias de china,

 

Hombre caramelo

 

Vamos a venirnos más a la actualidad…

Hasta hace no muchos años, los maestros del caramelo soplaban de la manera más espectacular.

Con un tubo largo de cobre y echándole pulmón a tope, soplaban creando la pieza artística de caramelo.

Yo lo he probado y os aseguro que hace falta un buen pulmón para poder soplar con el tubo. Ya hace años que aquí en España se prohibió por temas de sanidad y pasamos a soplar con bombas de soplado.

Os dejo una foto del soplado a tubo de nuestro gran referente aquí en España, Paco Torreblanca.

 

Paco Torreblanca 

¿Y cómo soplamos a día de hoy?

A día de hoy soplamos con una bomba o pompa de soplado.

Como he explicado anteriormente, la idea es introducir aire en un trozo de caramelo ayudándonos con la pompa de soplado.

La pompa de soplado consiste en tres partes. La pera inyectora de aire, el tubo de caucho y el tubo o cánula de cobre

Lo que hacemos es coger una bola de caramelo y hacemos un hueco. En ese hueco ponemos la punta de la cánula en un lateral interior y cerramos con la precaución de no cerrar el hueco de la cánula para que entre el aire.

Vamos introduciendo aire bombeando suavemente presionando la pera inyectora de aire.

Importante tener en cuenta…

  • Cuando soplamos debemos hacerlo delante de un ventilador o secador de pelo con aire frío.
  • La pieza de caramelo que cojamos para soplar tiene que tener en toda ella la misma temperatura, no puede haber partes más frías o más calientes que otras.
  • Debemos soplar a la vez que enfriamos, nunca soples si lo notas demasiado caliente o inestable el caramelo.

 

Errores más comunes a la hora de soplar caramelo

  • Que el isomalt está demasiado caliente.
  • Que el isomalt no tiene la temperatura bien repartida uniformemente.
  • Que la cánula de cobre está demasiado caliente.
  • Que una vez que estamos soplando nos creemos que no hay que dejar de soplar y no es así, hay que controlar mucho cada porción de aire que entra.
  • Que no nos ayudamos de un ventilador o secador para ir enfriando la pieza a la vez que soplamos

 

Bomba de soplado de caramelo

 

Soy consciente de los miedos y dudas a la hora de enfrentarse a esta técnica por primera vez, pero os aseguro que con práctica y tesón se consigue controlar.

Espero que este artículo, como mínimo, os haya animado a probarla.

I LOVE ISOMALT!!!

Logo

Comparte el contenido
error: Contenido protegido
WhatsApp chat