En este artículo vas a conocer cuál es la mejor manera de hacer degradados de color con el azúcar isomalt, y empiezo haciendo una primera anotación: el isomalt, como ingrediente o materia prima, permite que se le adultere.

Cuando utilizo la frase “permite que se le adultere” me refiero a que se le añadan otros ingredientes o materias sin que por ello se desestabilice la estructura de la isomaltosa. ¿Que cuáles son estas materias o ingredientes? Pues los aromas, sabores en diferentes formatos, y colorantes alimentarios.

Dicho todo esto es importante subrayar, que si bien es posible adulterar el azúcar isomalt, también es cierto que cuanta menos cantidad de elementos externos le añadamos, más puro será, al igual que su estructura será más fuerte y sólida y además, no perderá brillo. 

¿Por qué explico esto antes de empezar con  nuestro tema de hoy? Fácil, es lo primero que vas a aprender: cuando quieras dar color al isomalt, tienes que procurar dar el efecto o la  intensidad de color deseada siempre con la menor cantidad posible de colorante alimentario.

Qué es un degradado de color con azúcar isomalt

Conceptos generales

Un degradado de color en términos generales, (o un gradiente de color como también se le llama) es un rango de colores ordenados linealmente con la intención de dar visualmente una transición suave y progresiva, de un mismo color, entre el tono más claro y el tono más oscuro. También podríamos definirlo como la transición entre dos o más colores.

Mejor lo vemos con dos ejemplos.

Ejemplo 1: degradado de un único tono

Si utilizamos un solo color como el violeta, por ejemplo, habrá degradado cuando pasamos desde el tono violeta más claro hasta el tono violeta más oscuro.

Degradado violeta

 

Ejemplo 2: degradado en dos colores

En caso de querer hacer nuestro degradado con dos colores como el rojo y el azul, haremos que el porcentaje de azul vaya variando del 100% al 0%, de forma inversamente proporcional al porcentaje de rojo.

Degradado de azul a rojo

Degradado de color azul al rojo

 

¿Cómo hacemos este proceso con azúcar isomalt?

La manera lógica que primero se nos puede venir a la cabeza es hacer el degradado partiendo del azúcar isomalt sin nada de colorante, o sea transparente, e ir añadiendo progresivamente colorante hasta obtener el efecto. Pero, no os aconsejo hacerlo de este modo porque de esta manera cuando llegues a la parte más oscura tendrás el isomalt con excesivo colorante y esto puede romper un poco la estructura de nuestro azúcar.

Entonces, ¿cuál es el procedimiento correcto para hacer un degradado? Mi consejo es que hagas el proceso con el propio isomalt. Desarrollemos esta idea, sigue leyendo, te explico cómo hacerlo.

Partimos de la base que el azúcar isomalt, como es una materia transparente es idónea para conseguir colores muy intensos usando poca cantidad de colorante.

Pongamos un ejemplo

Si, por ejemplo queremos teñir azúcar isomalt en un tono violeta opaco, sabiendo -y si no lo sabes siempre puedes echar un vistazo a mi artículo sobre isomalt y el color– que para hacer un color con isomalt opaco (que no traspasa la luz) necesitaremos colorante alimentario blanco y colorante violeta, lo que debemos hacer para obtener el degradado es:

  • Primero teñir el isomalt en color blanco.
  • Segundo teñir más isomalt en color violeta.
  • Tercero, una vez conseguidos los dos colores, iremos mezclando en una jarra vacía una cantidad de blanco con una cantidad pequeña de violeta, de modo que obtendremos un tono violeta claro.
  • Una vez obtenido el tono violeta claro, seguiremos tiñendo otras partes de azúcar isomalt añadiendo en cada ocasión  más cantidad de violeta para ir oscureciendo la mezcla.

Con este sencillo proceso conseguiremos un degradado muy vistoso utilizando muy poco colorante alimentario y conservando el azúcar isomalt con una pureza máxima.

Como una imagen vale más que mil palabras, puedes ver cómo obtener el efecto degradado reproduciendo el vídeo que ves a continuación.

 

Y por último, ¡el resultado final! En la foto que ves bajo estas líneas puedes ver una muestra de cómo quedan los degradados en una decoración de azúcar isomalt.

Flor de azúcar con degradado de color

Increíble, ¿verdad?, ahora ya tienes toda la información necesaria para empezar a practicar tus degradados. Si te animas a seguir mis consejos o si tienes alguna duda, puedes contarme tu experiencia dejando un comentario en esta misma página.

Hasta la próxima entrada.

I LOVE ISOMALT!

Mayte Rodríguez

 

close

¿Quieres saber más sobre el Isomalt?

Suscríbete a nuestra newsletters

Y recibe ofertas exclusivas
Logo isomalt by Mayte Rodríguez
Comparte el contenido
error: Contenido protegido